Novedades

Bienestar y Salud

Relaciones

Empresa

Mypo gratis

Relaciones

Las relaciones mueven el mundo y nuestras vidas. Aprender a relacionarnos con las personas y con nuestro entrono, es todo un arte.

Evita el divorcio este verano. Tips para sobrevivir en pareja

por | 10/08/2022

Las relaciones de pareja no son siempre fáciles y en verano, que pasamos más tiempo juntos, aparecen más que nunca conflictos, enfados y malos entendidos… que pueden hacerse muy intensos y llevar a la separación. Te damos 10 claves para que puedas vivir con más calma y equilibrio.

Está claro que sentirse en calma, con equilibrio y confianza a nivel individual, es todo un reto. Cuando se trata de relacionarte con otras personas desde el amor, el respeto, la empatía, la comprensión… parece a veces una “misión imposible”.  Y ya cuando se trata de la pareja en verano… se puede parecer a la “Guerra Mundial Z”. 

Hoy en Mypo compartimos distintas perspectivas desde la psicología, el coaching, la PNL  y otras disciplinas del autoconocimiento que pueden ayudarte a mejorar tu relación de pareja. 

 

Algunos aspectos generales

 

La psicología cognitivo-conductual, nos dice que nuestras emociones y nuestros pensamientos condicionan nuestras acciones. Si pienso que mi pareja no me quiere, me sentiré mal y mis comportamientos se verán condicionados. Es muy distinto si pienso que me quieren. 

La psicología sistémica nos dice que cada individuo en una relación es un ser independiente. Al mismo tiempo, las dos personas se convierten en un sistema. Si se altera una parte del sistema en positivo o en negativo, el sistema cambia. Si soy amable suele crear un tipo de relación distinta a si hablo desde el enfado. La relación que tenéis hoy, es la suma de lo que hacen las dos partes. 

La vida en pareja nos presenta una doble oportunidad. La de conocernos a nosotros mismos y la de aprender a relacionarnos con quien queremos.  Cuando aparezca un enfado, observa qué te ha molestado. Cuando aparezca una discusión, aprende a convertirla en un momento de descubrimiento. 

Recuerda: la distancia que existe entre tú y otra persona es la distancia que existe entre tú y tu corazón. 

Continúa leyendo para poner en práctica algunas técnicas. Al ponerlas en acción, las sugerencias te permitirán hacer de la pareja, un espacio de crecimiento personal y relacional.

 

Pareja unida

10 claves para evitar el divorcio y haceros (casi) inseparables. 

  1. Cuida de tu estado de ánimo.
  2. Asegúrate de tener un espacio para ti. 
  3. Entiende las discusiones como una oportunidad para crecer.
  4. Cambia tus expectativas: incluye momentos de tensión en tu plan.
  5. Aprende a diario.
  6. Planifica momentos especiales.
  7. Comparte tus planes, y tus expectativas. 
  8. Aprende a plantarte… y a ceder.
  9. Entiende la pareja y sus reacciones como un espejo.
  10. Se paciente contigo… y con tu pareja!

 

1. Cuida de tu estado de ánimo.

Cómo te sientes determina cómo ves la realidad. Cuando estás mal, todo parece un desastre y cuando te sientes fenomenal, todo parece fantástico. Sentirse bien o mal funciona como un músculo. Asegúrate de fortalecer tu músculo de la calma, confianza y empatía. 

Entrenar tus emociones no te garantiza estar siempre bien. Pero será más fácil que cuando aparezca un conflicto te reapoderes de ti rápidamente. Cuanto más entrenes y practiques, más fácil te será volver a sentirte bien. 

Busca herramientas en forma de libros, podcast o mentores que te ayuden a sentirte en calma y con confianza. (por ejemplo, la app de Mypo 😉). 

Es muy útil hacer una lista de las cosas que te ayudan a sentirte así.

 

2. Asegúrate de tener un espacio para ti. 

En un estudio investigaron las claves de las parejas longevas. Un 89% de los participantes, respondieron que tener espacio personal era vital para poder autodefinirse, tomar perspectiva y tener sensación de libertad. 

Crea un espacio diario donde estés tan solo tú.  En ese tiempo haz algo que te equilibre y te tranquilice. Volverás con la mente despejada, las emociones calmadas y la relación con tu pareja mejorará. 

Algunas parejas prefieren tener este espacio también compartido. Meditar juntos, andar juntos, leer estando juntos. Eso está fenomenal. Creas conexión, empatía y disfrute. Además, sigue creando un espacio sólo para ti. 

 

3. Entiende las discusiones como una oportunidad para crecer.

Cuando todo está bien estamos en nuestra zona de confort. Cuando aparecen dificultades, aparecen las estrategias de supervivencia: lucha, huída o parálisis. 

También podemos aprovechar la tensión con la pareja. Observa qué ocurre dentro de ti: date cuenta de tus creencias, tus emociones, tu respiración. Valora si son las más adecuadas para resolver el conflicto. Con el tiempo, darás saltos increíbles en cómo te tomas las cosas.

Recuerda que la palabra crisis, conlleva siempre una oportunidad. Entiende el conflicto con tu pareja como una oportunidad para aprender de ti y aprender a relacionarte con más equilibrio, comprensión, respeto y amor. 

 

4. Cambia tus expectativas: incluye momentos de tensión en tu plan.

Budha dijo: “el sufrimiento es la diferencia entre lo que yo espero que pase, y lo que pasa”. A veces en nuestro día ideal con nuestra pareja esperamos que haya comprensión, empatía, calma, diversión… Pero la vida no siempre es así! Es normal y habitual que aparezcan diferencias y encontronazos. Dentro de tu día ideal, ten la expectativa de que habrá de todo y aprovecha para prepararte para  esos momentos!

Cambiar tus expectativas puede parecer conformista pero no lo es. Asumir que habrá momentos de tensión, les quita importancia y nos permite estar más relajados delante del conflicto. Sentirse bien es un estado de ánimo ideal para solucionar problemas. 

También puedes prepararte. Imagina de qué otras maneras puedes responder cuando aparecen los típicos problemas con tu pareja. Tener alternativas ampliará tu visión de las situaciones. 

Prepararse crea mucha flexibilidad en ti. Sigue esperando que a veces no serás capaz de reaccionar como quieres. Sigue teniendo la expectativa de que habrá momentos desagradables. ¡El impacto de tus expectativas es tremendo!

 

5. Aprende a diario.

La vida no siempre sale como queremos. Al terminar el día revisa qué tal has respondido delante de las situaciones. Es normal que aparezcan  momentos donde hayas vivido con estrés, ansiedad o enfado. 

Reflexiona acerca de cómo podrías actuar de otra manera delante de las mismas situaciones. Aprende de tu experiencia de vida cada día. Piensa que aquello de lo que no aprendemos, lo volvemos a repetir. 

Aprender, le da valor a la vida. Cuando entendemos la vida como un regalo, nos es más fácil empatizar y valorar a la persona que tenemos delante. 

 

6. Planifica momentos especiales.

No vivas tu relación de pareja por inercia. Es fácil caer en la rutina. A veces pasamos de la rutina a la apatía. Sal de ahí. Piensa en qué tipo de experiencias os encantan, os unen y os conectan.

No se trata de planificar cada momento. Se trata de asegurarse de las cosas importantes. Asegúrate que hay momentos donde vais a estar muy bien l@s dos. No tienen por qué ser todos los días. Pero sí con suficiente frecuencia.

 

7. Comparte tus planes, y tus expectativas.

A veces los problemas vienen de la falta de comunicación. A menudo olvidamos que la otra persona no está en nuestra mente y no conoce nuestras necesidades y planes.

Tómate un espacio para hablar abiertamente de cosas que te gustaría hacer. Abre un diálogo donde tu pareja también pueda expresar sus ideas. Compartid aquello que más os gusta hacer. También aquello que os desagrada. 

Compartir mejorará vuestro día a día y os permitirá entendernos y conoceros mucho mejor.

 

8. Aprende a plantarte… y a ceder.

La vida en pareja está llena de momentos de negociación. Para ti quizás haya algo muy importante que para tu pareja no lo sea, y viceversa. El problema: acostumbramos a ceder demasiado o a mantenernos siempre firmes.

Pregúntate si hay equilibrio en ti en estas dos posturas. Ceder demasiado nos hace pequeños y podemos llegar a tener problemas de autoestima. Por el contrario, no dar tregua en la negociación, desarrolla un sentimiento de falsa superioridad. 

Contémplate como alguien especial, importante y valios@. Tanto como lo es tu pareja. Ni más ni menos. Relacionarse desde este punto de vista es necesario para la salud entre vosotr@s.

Piensa que no se trata de ganar o perder.  No es una lucha de poder. No valores la cantidad de veces que cedéis u os reafirmáis. Valora lo importante que es en lo que cedéis o en lo que os plantáis. Ten siempre en mente: el objetivo es entenderse y poder convivir con equilibrio y armonía. 

 

9. Entiende la pareja y sus reacciones como un espejo.

Las parejas pueden sacar lo mejor y lo peor de nosotros. Si él o ella pueden sacar alegría, enfado, tristeza o amor, es porque eso está dentro de ti. Es como un pozo, si tiras un cubo y recoges agua, es porque dentro… hay agua. 

Solemos pensar que las emociones negativas son por culpa de los demás. Pasa de culpabilizar a aprender. Cuando aparecen estas emociones, acéptalas y aprende a relacionarte con ellas desde la curiosidad.

 

10. Se paciente contigo… y con tu pareja!

Las cosas no salen siempre como queremos. Nosotros no actuamos siempre como nos gustaría. Nuestra pareja tampoco. La vida es un espacio de aprendizaje y la vida en pareja también. 

Lo importante es ir progresando y aprendiendo, no la cantidad de progreso y aprendizaje. De la noche a la mañana no es habitual cambiar.  Aprende de cada situación y también se paciente contigo. 

A menudo exigimos más cambios a quien queremos que a nosotros mismos. Céntrate en lo que está en tus manos ir mejorando de ti. Tu cambio positivo impactará positivamente en tu pareja. En ese proceso acepta y sé paciente, es una forma de respeto por ti y por los demás.

En definitiva, hay muchas cosas que puedes hacer para mejorar la relación con tu pareja. Podéis vivir desde una inercia positiva o negativa. Cuando hay tensión, conflicto y separación, es momento de preguntarse: ¿esto es lo que quiero como vida en pareja? Si la respuesta es no, prueba cosas nuevas. 

Y tú, ¿Qué vas a hacer? ¿Qué está en tus manos? ¡Seguro que mucho! 

¡Ánimo y por ello! 

 

Más de 20 años trabajando en el mundo empresarial y 15 dedicándose a profundizar en el bienestar y excelencia humana. Trainer en PNL, Máster en Hipnosis, Trance y Cambio Generativo, Coaching, Coaching de Identidad, Inteligencia Emocional, Liderazgo, Cohesión y alineación de equipos... todo muy bonito... pero a destacar: las ganas de poder trasladar todo este conocimiento a cualquier persona o equipo que quiera mejorar su vida.

¿Tienes alguna duda?

Tu dirección de correo no se publicará-

Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

POSTS RELACIONADOS

Tips para gestionar el estrés

Tips para gestionar el estrés

Hemos llegado a un punto en que nos estresamos con la palabra estrés. Por eso queremos compartir contigo algunos tips prácticos que te pueden ayudar a sentir alivio y vivir de forma más tranquila. Tanto si ya tenías establecidas, como si no, unas rutinas saludables,...

Recupera la salud después de los excesos del verano

Recupera la salud después de los excesos del verano

Durante las vacaciones es habitual perder el equilibrio. Descuidamos nuestra salud. Comemos más, dejamos nuestras rutinas de actividad física y dejamos de lado nuestro equilibrio interior. En este artículo encontrarás claves para volver a equilibrarte con...

Vuelta al trabajo diferente

Vuelta al trabajo diferente

Otra vuelta al trabajo después de la que llevamos encima  (sobre todo, si miramos estos dos años atrás), como mínimo puede que te sea muy difícil. Por eso queremos compartir contigo algunas ideas para que las pongas en práctica y vivir la vuelta al trabajo de forma...

CURSOS RELACIONADOS

Kit supervivencia vida en pareja

Kit supervivencia vida en pareja

La vida en pareja tiene mucho que ofrecernos. Es un espacio donde compartir, amar y madurar. También, la pareja nos pone en contacto con muchas trabas personales y a veces hacen de la relación un contexto que nos resta más que nos aporta. Para aprender a surfear las...